viernes, 27 de mayo de 2016

Crítica: "Pasión a ciegas", de Suzanne Brockmann



Último viernes de mes y acabo con la serie Altos oscuros y peligrosos de Suzanne Brockmann. Un final decepcionante para una serie que me parece perfecta en su género.
Leído en Kindle

El undécimo y último libro de la serie Tall, Dark and Dangerous tenía como título original, según dice Suzanne Brockmann en su página web, Wild, Wild Wes (“Salvaje, salvaje Wes”, jugando con lo del “Salvaje, salvaje Oeste”), y Silhouette incluso creó una portada con ese título, pero en el último minuto decidieron cambiarlo por algo que sonara más como de suspense, así que se publicó como Night Watch (“Ronda nocturna”) en septiembre de 2003. Luego se volvió a publicar como Wild, Wild Wes. Fue el Silhouette Intimate Moments n.º 1243. En España Harlequin Ibérica la incluyó en su colección Sensaciones, con el n.º 586.

A lo largo de toda la serie de los “Tall, dark and dangerous”, se ha visto a los mejores amigos del mundo, Wes y Bobby, trabajar codo con codo como Navy SEAL. En el libro anterior, Cerca de la tentación, Bobby encontraba su media naranja en la persona de la hermana de Wes. Y en ese y otros libros anteriores se vio que Wes estaba enamorado de una mujer casada, compañero Navy SEAL, encima.

Sus colegas, viendo la situación penosa en la que está, y que acabará metiéndose en un lío, le organizan una cita a ciegas con la preciosa Brittany Evans, cuñada de un amigo militar y madre soltera. Es la hermana de Melody, la protagonista de Dime que sí (1998), el libro cuarto de la serie. Wes siente que no tiene nada que perder, así que acepta acudir a la cita. Y empieza una relación de amistad con Brittany.

Desgraciadamente, las cosas se complican cuando aquella mujer casada de la que Wes lleva tantos años enamorado se encuentra, de repente, libre y sin compromiso.


Es una pena que este libro sea el final de la serie, porque no me dejó buen sabor de boca. Me pareció muy poca cosa. Tampoco ayuda que lo leyera traducido al español. Yo creo que más por lo ramplón de la traducción que por el hecho de que algunas palabras se usaran en sentido hispanoamericano. A mí me da lo mismo que se usen palabras de aquí o del otro lado del charco, al fin y al cabo, hay más hispanohablantes en América que en Europa. No, el problema es esa forma tan ramplona de traducir, tan poco inspirada, que te destruye totalmente la tensión sexual y los maravillosos diálogos de Suzanne Brockmann. Queda todo como muy flácido y planito.
Silhouette
Sep-2003


Pero no sé si tendrá también que le encuentro cierto tono melancólico, algo de desánimo. Quizá me influye el saber que no fue un libro fácil para Suzanne Brockmann. Cuenta en su página web que


“empecé a escribir la historia de Wes el 10 de septiembre de 2001. Estaba luchando con el capítulo inicial, y al final lo dejé, y pretendía comenzar de nuevo por la mañana. El día siguiente fue, por supuesto, el 11 de septiembre. No escribí ese día. No escribí durante muchos, muchos días después de eso. De hecho, los plazos de vencimiento se pegaban uno con otro, y no escribí el libro de Wes hasta unos años después. Creo que mis libros de SEAL (incluyendo los de la serie Troubleshooters) se pueden dividir entre aquellos que escribí “antes” y los que escribí “después”. El libro de Wes es uno de los escritos después”.

 Valoración: insuficiente, 2



¿Entra dentro de "Lo mejor de la novela romántica"?

Sorprendentemente para mi, sí, pero vamos, en torno al puesto tres mil setecientos, y eso gracias a que Night Watch, de manera incomprensible para mi, fue elegida como el mejor romance genérico del año en la encuesta de All About Romance. Igual otros lectores le vieron un mérito que yo no le encontré.

2 comentarios:

  1. Creo que la razon por la que esta incluida en la lista de las mejores del ano, es nostalgia. Desde el principio supimos, las fans de Suzanne Brockmann, que era el ultimo de esa serie, ya que la autora estaba escribiendo mas libros para Balantine que para Harlequin--encima de que habia otros problemas con el largo de las historias (si bien recuerdo, en ese ano emperzaron a reducir aun mas el numbero de palabras/paginas para las novelas mensuales de Harlequin).

    En comparacion con otros de los titulos de la misma series, al probre Wes le toco una historia bastante sosa, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, un comentario muy ilustrativo. Gracias por aportar el punto de vista de quien leyó los libros en su momento, así se explica que los lectores de AAR lo votaran como favorito en su género. El dato de la reducción de páginas de Harlequín no lo sabía. Y me tranquiliza comprobar que, en versión original, la historia de Wes tampoco era gran cosa.

      Eliminar